Tienda de alfombra vinilo cocina

A estas piezas, obra de los artistas más connotados del arte quiteño, cabe sumar aquella que realizó el padre Carlos, «La negación de San Pedro». En el museo situado al lado norte del claustro bajo, se encuentran estupendas piezas de los grandes escultores quiteños tales como: el Santo Domingo de Guzmán del Padre Carlos, el San Juan de Dios de Caspicara, y el Santo Tomás de Aquino de Legarda. La obra total concluyó en la primera mitad del siglo XVII. En el retablo del altar mayor, obra de Bernardo de Legarda, se ha retomado como principal motivo de composición las columnas salomónicas de la fachada y las cornisas que se estiran al centro en arco, y se ha hecho culminar el conjunto, abigarrado y deslumbrante, en una corona sostenida por ángeles. Junto a la puerta principal se levanta un voluminoso campanario, que culmina en una curiosa ornamentación edificada en el siglo XX». La puerta principal no da a la plaza de la Independencia. La construcción de la iglesia se inició en 1550, alfombra cocina lavable en terrenos aledaños a la plaza donde los indígenas realizaban los trueques de productos. Sin embargo un amplio atrio y un domo con una escalinata circular comunican la puerta lateral del edificio con la plaza.

Para 1767 la iglesia fue cerrada a causa de la expulsión de los jesuitas del Ecuador. El trabajo en su mayoría fue realizado por indígenas siguiendo los planos y bosquejos de los jesuitas europeos, quienes cuidadosamente plasmaron el estilo barroco en uno de los ejemplos más completos del arte en América. El complejo además constituye la sede oficial de los Jesuitas en Ecuador, alberga el Colegio Máximo de Noviciado de la orden, y en el pasado también cobijó entre sus paredes al Colegio San Gabriel (antes San Luis), que hoy se encuentra en modernas instalaciones al norte de la ciudad construidas en la década de 1970, y a la Universidad San Gregorio, hoy Universidad Central del Ecuador. Posteriormente, el 6 de agosto de 1875, el presidente Gabriel García Moreno dio su último suspiro en el altar de esta Catedral, después de haber sido atacado a machetazos en las escaleras del vecino Palacio de Carondelet mientras se dirigía a misa.

Atractivos como el altar mayor del templo, las capillas laterales y el púlpito son de excepcional belleza. Entre los acontecimientos más importantes, y a la vez macabros, que se suscitaron en este templo, se encuentran la muerte del obispo José Ignacio Checa y Barba, quien en la misa del Viernes Santo del 30 de marzo de 1877 fue envenenado con estricnina disuelta en el vino de consagrar. A lo largo del tiempo, esta iglesia ha sido llamada además: Templo de Salomón de América del Sur. En el interior del templo se encuentran valiosas estructuras, como el altar mayor neogótico que fue colocado a finales del siglo XIX por dominicos italianos. Esta capilla fue construida junto a la iglesia, del lado del evangelio. La iglesia, concluida definitivamente hacia 1680 es el resultado armonioso de influencias mudéjares, manieristas y barrocas. El origen de la advocación religiosa de esta iglesia, consagrada al Santísimo Sacramento o sagrario, es el de la tradicional capilla sacramental de las Catedrales hispanas, como la de la Catedral de Sevilla, a las cuales están anexas y comúnmente compartiendo fachada. La iglesia, y su rica ornamentación interna, totalmente cubierta con láminas de oro, es una de las mayores atracciones turísticas de la ciudad y un patrimonio invaluable, tanto artístico como económico, para el país.

Cuarenta años más tarde en 1807, este templo fue reabierto por el fraile chileno Camilo Henríquez, de la orden de la Buenamuerte, quien posteriormente formaría parte de las luchas de independencia en su propio país. El templo está localizado en la intersección de las calles Benalcázar, Bolívar, Sucre y Cuenca. La iglesia y convento de La Compañía de Jesús de Quito, también conocidos en el acervo popular ecuatoriano simplemente como La Compañía, es una complejo clerical católico ubicado en la esquina formada por las calles García Moreno y Sucre. En el altar mayor se encuentra la imagen de la Virgen de Quito, tallada por Bernardo de Legarda, uno de los grandes maestros de la Escuela Quiteña. La gran pintura de la «Asunción de la Virgen», ubicada en la parte alta del coro, es obra de Samaniego, y en un altar del trascoro se exhibe la singular escultura de la «Sábana Santa» de Caspicara. Mientras que Ernesto La Orden, Embajador de España en Ecuador, la describiría como «el mejor templo jesuítico del mundo». Fue visitada por el Papa Juan Pablo II, quien presidió una misa en el templo el 30 de enero de 1985, dentro del marco de su visita de tres días a Ecuador.

Si usted acarició este artículo y usted quisiera obtener muchos más datos sobre alfombra para cocina lavable amablemente echa un vistazo a nuestro propio sitio web.